sábado, octubre 22, 2011

Yo decido cuando es suficiente.


The Tracker: Your wife love you as strong ? We'll find her. But when we find her nothing will make her recognize you. Nothing will break her denial. It's stronger than her love. In fact, reinforced by her love. You can say everything you long to say, including good-bye. Even if she can't understand it. And you'll have the satisfaction that you didn't give up. That has to be enough.

Chris Nielsen:
You just get me there, I'll decide what's enough.

What Dreams May Come (1998)

I'll decide what's enough
I'll decide what's enough
I'll decide what's enough



Es el miedo un universo estéril y vacío, camino entre un millón de estatuas de sal, con mi mapa de caricias inconclusas, las pistas que dejó tu paso sobre mi piel, quiero encontrarte, vine desde tan lejos y estoy muriéndome de frío. Estarás en las sombras, o a la orilla de mi mirada, llevo en los bolsillos el secreto, amor mío, del viaje de retorno a otro planeta, que se dibuja etéreo y comienza en el lugar donde alguna vez nuestros ojos saborearon la libertad de elegirnos entre un mar de ciegos, y dejamos de serlo, hasta el preciso instante aquel, ¿Te acuerdas? Cuando las palabras se volvieron cuchillos que asesinaban todo lo que el encuentro nos había regalado, y el desconcierto, mal actor tras bambalinas, nos dejaba maletas cuando intentábamos caminar sobre nuestros pasos dulces y tiernos, de la mano. Pero…amor mío, ¿Dónde te escondes? Me urge preguntarte porque no me regalaste un anillo-amuleto, la noche que el cielo estaba claro y vino esa tormenta a llovernos sonrisas… La noche cae sobre mi espalda, y aún no te encuentro, el universo del miedo es infinito y engañoso, temo estar perdida, mañana seguiré intentando, me arden las espinas del deseo, me duelen las uñas de gritarte: Amor mío, acá están mis manos, sangrando el dolor imposible de querer retener y no dejar ir el calor de nuestros cuerpos enredados, es que me canso, de ser continente y llanura. Escucho tu voz, amor, por este desierto de sueños, mis pies descalzos siguen tu sonido, sangran la tierra ennegrecida, pero no importa, vengo a salvarte, quedarán mis huellas como testimonio de que el amor no pertenece a este planeta de formas abstractas, plagado de espejos donde esconderse. Amor mío, me acerco a ti, tomo tus manos, soy viento, soy fuego, en nuestro nombre. Estás frío y tus ojos lejanos. Comprendo lentamente que mil barrotes enmudecen tu canto, me desnudo, tocas mis pechos y esa sombra miserable te inunda la mirada, retrocedes…Mis manos que algún día, niño mío, navegaban tus piel de ensueño, se cierran, sin fuerzas y sueltan a tus pies un papelito arrugado de esperanzas, que escribí para leerte en el regreso, una historia donde cada noche me dormías en tu pecho…

El miedo es un universo estéril y vacío.
Estoy muriéndome de frío.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario