viernes, octubre 28, 2011

Punto y aparte si puede, vuelva

Pienso que si vuelvo a escribir, no me quedarán opciones y tendré que sentarme a hacer historia. Pienso que si vuelvo a escribir, tal vez me empujen las circunstancias a enfrentarme con el espacio vacío que me crece, al desierto y su extensiva inmensidad de nada desnuda.
Entre el café y el pronóstico del tiempo que no aprende a decirme de qué color es la lluvia que nunca nos moja, cuando vamos a mirarnos sin vernos, cuanto vamos a convocarnos sin hallarnos, y sobre todo, si es que esa sensación tibia de aburrirnos de la vida sin vuelo ni riesgos tomados, ha venido para quedarse. Porque no tengo paraguas que cubra dos trincheras, porque no tengo estrategias para hacerte aparecer de la nada conejos o pañuelos que no sirvan para otra cosa que para despedirse en la fría miserable impersonal estación que nos separa. Porque a nosotros ya no nos quedan pretextos ni fuerzas para que nuestras ramas nos sostengan, para que nuestras raíces-almas nos escuden.
Y si vuelvo a escribir, temo insistir en el punto final del capítulo de la historia que no nos reune, este lienzo en blanco que tiende a despermanecer el instante eterno y enfermizo, dónde llegaste a invertir la constante del nunca jamás (nunca jamás alguien me hizo ser agua tan suave), en la cual me sacaste la palabra de la boca para llamarle beso.

Si no me escribo, me desarmo
Si no te escribo, me fragmento
Si no le escribo, no lo siento.


Pienso que si vuelvo a escribir, te inventaría en verano y de nadie, sin saber quién me poblaría la almohada, quién me cuidaría las luces, quién me quitaría la calma.

Si nos escribimos, nos tocamos
Si nos tocamos, renacemos.


Nadie se acordaría de mi, si no dejo huellas. Nadie se acordaría de mi fuego que apenas enciende llamas en letras vivas,que me ignoran si no escribo, que me queman las uñas que si no escribo, me muerdo.

Si no escribo, soy el fantasma, la sombra y el duelo, unidos en un sitio que no se parece en nada al cielo.

6 comentarios:

  1. No te desarmes.
    No te fragmentes.
    No dejes de sentir.

    Sos huella que quema en el cielo.

    No lo sabés, creo...y es mejor que no lo sepas.

    ResponderEliminar
  2. me parece que todo por algo sucede, y esas cosas que te retuercen dentro del pecho, como extrañar, necesitar, sufrir ausencias y distancias no tienen otro propósito mayor que hacer que expulses los sentimientos en una descontrolara verborragia, y de ahí tu producto, de ahí tu reflejo de ahí se desprende tu ser para quedar expuesto en unas lineas, no hay nada mas puro que eso, para recordarte siempre....

    En twitter soy yetynes, y me gusta leerte.

    ResponderEliminar
  3. Tus palabras conmueven.
    Tus abrazos, mueven.-
    No podés fragmentarte porque estás hecha en una sola pieza.
    Entera.-
    CLʚϊɞ

    ResponderEliminar
  4. Volver a escribir es, a veces, dar por sentado que hubo un tiempo en el que no se ha escrito. Volver a escribir es tambien dar por hecho, que alguna vez se ha escrito algo que ha merecido ser dicho.
    Entre los dos actos, el de volver mostrando que hemos estado allí y el de volver confesando que nos hemos ido, entre la bienvenida y la despedida hay una sola diferencia. Lo que se escribe cuando se vuelve nos muestra bienvenidos o despedidos o una rancia mixtura de ambos.

    Lindo texto, che.

    ResponderEliminar
  5. Si te fragmentaras, serias pedazos de un yo.
    Si dejaras de escribir, el color del
    trigo, moriria...

    ResponderEliminar
  6. Sólo quien haya tenido el privilegio y la dicha de mirarte a los ojos, sabe perfectamente que sos la mujer perfecta en un mundo imperfecto. Donde convivimos, nosotros los fallados con tu perfección.
    Nunca prives a tu alma de soltar al aire lo que sos. Y no nos prives a nosotros de leerte para aprender a ser...
    Te amo amiga, vos sabes cuanto.

    ResponderEliminar