martes, octubre 04, 2011

Serenade

Cuando te siento, pero no te transito
la noche se hace humo entre estos labios que te buscan de memoria
de silencios que perdimos mansamente por tocarnos.
Cuando te encuentro, pero no te recorro
la eternidad se pone en pausa para estos dedos
que te dibujan la piel entre las sombras.
Cuando te miro, pero no te aprehendo
Cuando te sueño pero no te consigo
Cuando te nombro pero no te convoco.
La mujer duerme del lado de la cama
que no extraña tu todo, que me das en espera.
Cuando te acaricio pero no te vislumbro,
cuando te ignoro pero no te desvío
cuando te beso pero no te enamoro
cuando te grito pero no te delato.
El hombre no imagina la alevosía
de imágenes revividas de imágenes resucitadas de imágenes respirando
que matan en su ausencia estéril.
Cuando te deseo pero no te alcanzo
cuando me ardes pero no me quemas
cuando me encuentras pero no me llevas
cuando me eliges pero no haces ruido
cuando me olvidas tan bien, que parezco perdida.

2 comentarios:

  1. Tan sutilmente bello como movilizante. Y nada hace tanto ruido como un "para que"... Beso.

    ResponderEliminar