lunes, mayo 16, 2005

Delicias de la carne

Dos sombras que entreteje la penumbra
la danza de los cuerpos en la noche.
El fuego del deseo en la epidermis
sonidos apagados del encuentro.

Calcula mi dolor con tu mirada
arranca mi vestido con tus manos
agota el clamor de mi garganta
devora el sabor de mis rincones.

Noche exorcizada de palabras
letargo abismal de nuestras almas
la carne voluptuosa e inflamada
altar de sacrificio entre las sábanas.

9 comentarios:

  1. Me he puesto mi vestido de encaje negro y con una manzana bañada en deseo, he venido a danzar tremula de letra en letra... me voy satisfecha...

    ResponderEliminar
  2. Son estupendas tus palabras,como un alma que vibra con la carne entera. La pasión siempre tienta más que el paraíso. Los hijos del barro agradecemos tu palabra, tu alma toda, sin restricciones

    ResponderEliminar
  3. Preciosas palabras..Realmente bellas..Un abrazo desde el paraiso.

    ResponderEliminar
  4. He llegado vestido y desnuda mi alma has dejado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Excelentes palabras.....te visitare mas seguido...gracias por tu comentario..ya dormí, tenías razón....seguiré por acá

    ResponderEliminar
  6. Niña, ¿para tí el amor es siempre una tragedia griega?

    ResponderEliminar
  7. Las pasiones desatadas nos llevan a los abismos... ;)

    Precioso.

    ResponderEliminar
  8. vine a visitar, muy acogedor este lugar, me gusta lo que leí estaré pasando a visitar.

    ResponderEliminar
  9. No sabes cuanto echo de menos todo eso :-))))

    ResponderEliminar