miércoles, mayo 18, 2005

Dolor de cabeza

No. Definitivamente no. No soy de cristal, mucho menos de porcelana fina, mas soy rompible.
Me quiebran mis guerras perdidas, me quema el sol que no arde y esta lluvia que no moja nada.
Todas mis pieles están gritando, todos los olvidos que me olvidaron, acá sentada, en medio de la nada, armando un rompecabezas que fiel a cualquier presagio, al final, le falta una pieza, la de respuestas contundentes.
Uno, dos, tres, golpea la varita, y mi yo no sale del sombrero.
Espejito, espejito...quien es la mujer que nunca perteneció, no fue pertenecida y a la cuál no le pertenece absolutamente nada? Please, breake the mirror, it´s a liar.
Una revolución una vez al mes no es suficiente, no alcanza.
Y mi cabeza desde hace dos días a punto de partirse, a punto de parir a Atenea, o morir en el intento de exterminar este botiquín de pastillitas de colores-placebo.
Partida en dos, y las mitades en millones de minúsculas partecitas...
Una mitad, exige respeto y muestra transigencia, clama, grita y aúlla por un poco de identidad, por un poco de espacio vital, y no le gustan las cosas como están, y se preocupa del efecto invernadero, la lluvia ácida, las armas nucleares, y el agujero de ozono, le gusta el idioma español, puro y bien hablado, le encanta guardar las formas y consentir al protocolo, se sienta de piernas cruzadas, es toda una dama.
La otra mitad, no tiene otro lenguaje que la ironía y la rebelión, blasfema todo el tiempo en pasado, presente y futuro, le preocupa las preocupaciones, se engaña creyendo que escribe, pero ah como lo disfruta. Se burla un poco de las formalidades, intenta disciplinar al consumismo consumiéndose el aire en cada bocanada, se sienta en el suelo, es toda una inadaptada.

En cuanto escuche voces que me hablen, prometo avisar...

15 comentarios:

  1. ¿Qué somos sino la unión de miles de fragmentos?

    Tú eres tú, y con eso basta.

    ResponderEliminar
  2. Millones de mitades, de mitades de mitades, llenando el aire con sus gritos, con sus pulsos, sus impulsos. Y a todos los rompecabezas siempre les falta una pieza, justo la que uno tiene que inventar y no termina nunca de hacerlo. Pero intentarlo es todo el juego.

    ResponderEliminar
  3. Las voces ya te hablan cielo, sólo que nosotras sabemos de dónde vienen y qué quieren decirnos aunque a veces no podamos comprederlas del todo. Es como estar en guerra continua con una misma.

    Intenta mediar y sacar de cada parte la intención positiva, el propósito sane que te permita seguir adelante sin partirte.

    Un abrazo enormeeeeeeee

    ResponderEliminar
  4. wow!!... muy buen post!... mil gracias por tus visitas y comentarios...uy! la mitades...no lo se...tendre que pensarlo... bye

    ResponderEliminar
  5. tal vez que somos muchas guerras no sucedidas, muchas treguas no pactadas. será que somos precisamente eso que no sabemos... no sé, lo imagino... a veces yo también escucho voces que me hablan, pero en realidad me están mirando.

    gracias por detenerte a escuchar mi blog.

    Saludos azules.

    ResponderEliminar
  6. No te preocupes por las voces que te hablan, si te llega a suceder: al final les tomas cariño, te lo digo por experiencia... ;)

    ResponderEliminar
  7. Voces en la noche
    y el brazo izquierdo de dios
    luchando con el derecho
    yin yang, chan chan
    nos serruchan el parquet
    para caer en medio
    de esta realidad.

    Voces en la noche
    suspiros en la madrugada
    toses en el recinto de conciertos
    y orgías en plaza miserere
    chan chan, ying yan
    nos dejamos caer
    en medio de la locura.

    Voces en la noche
    fantasmas tomando mate
    con biscochos
    en la mesa del abuelo
    y la parra que se descuelga
    con arañas de luz
    y telas de otros tiempos.

    Voces en la noche
    camino silbando bajito
    por las calles oscuras
    de multitudes silenciosas
    no voy a ningun lugar
    solo estoy hablando
    con las sombras y el abismo.

    A.

    :)

    ResponderEliminar
  8. Tal vez es una idea que lucha por salir.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Sin contrarios no hay movimiento, lo realmente complicado es lograr alguna especie de equilibrio.

    Besos para tus dos mitades.

    ResponderEliminar
  10. Ya vez por que te disfruto, porque somos proisistas de la misma cosa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Salud.
    Y Bienvenida al club de los Janos bifrontes (le voy comentando que de ésta no se sale...)
    Y dígamelo justo a mí, que me dieron el eterno dilema de llamarme Héctor Ulises... Ay papá... :)
    Un Ibu Ebanol (que no es placebo, ud. cree, pero además hace efecto... no piense mujer!) y sobre todo un beso (que si es placebo, pq es virtual.

    ResponderEliminar