sábado, diciembre 08, 2012

Sea así.

Un día común, sin presagios oscuros.
Descarnando el misterio, escondido en tu voz.
Si me vas a encontrar, que sea siempre en tu risa.
La inquisición del tiempo, el umbral de luz.
Si te vas a quemar, que no sea en mis miedos.
Tu lejano infierno delicado de ayeres.
Si me vas a arder, que no sea en secreto.
Tu cielo, mi cielo, y todas sus tormentas.
Si me vas a mojar, no me dejes pensar.
No ahorremos para instantes soñados.
Si me vas a deber, que no sea placer.
Las palabras que no llegan a incendio.
Los silencios que no alcanzan a ser.
Si te vas a confesar, que sea en mi espalda.
La urdida parsimonia de las cosas que sin prisa nos pasan.
Si me vas a querer, que no sea al final.

3 comentarios:

  1. Hola Eva,
    Me encanta cuando escribís los días comunes como si fueran únicos. Común y único, en tus palabras no se oponen, común de sencillo, común de a dos. Único de uno y único de ninguno.
    Sea así, lo que sea. Siempre, hermoso.
    salud y mas salud en un abrazo,
    Arrabal

    ResponderEliminar
  2. Qué lindo cuando alguien esgrime las palabras como caricias.
    Qué lindo siempre leerte.
    Me encantó.

    ResponderEliminar
  3. Si te vas a quemar que no sea en mis miedos, que lindo escribís mi sonsa adorada. Te quiero y quiero a cada una de tus letras.

    ResponderEliminar