lunes, abril 09, 2012

Yo extraña.

Supongo que usted me espera donde no hay ninguna incertidumbre. Yo voy.

Supongo que usted sabe que yo voy porque estoy viviendo. Supongo que sabe también, cuánto me está costando vivir. Supongo que sabe que el camino hacia usted es cuesta arriba. Yo subo.

Supongo que me ha visto equivocarme. Yo fallo.

Supongo que usted intuye que escribiendo he encontrado una manera de enfrentar mis fantasmas.

Yo escribo.

Yo enfrento

Supongo que usted me ha escuchado llorar. Yo lloro. Supongo que usted me ha visto contener hasta que por fin fluyo entre la serenidad inmutable del estanque hasta la brutal fuerza de una rotura de dique. Yo rompo. Supongo que usted sabe que yo he aprendido a romper para conocer y también para desconocer.

Yo conozco.

Yo desconozco.

Supongo que usted sabe cuánto lo extraño. Yo lo extraño en esta tierra de nadie. Yo soy de nadie.

Supongo que usted sabe que en esta suerte de paraíso-infierno donde viven los recuerdos, mi mejor recuerdo es su abrazo, y de su ser de poesía y tristeza estoy hecha y nacida. Yo nazco todos los días de sus manos. Ya ausentes sus ojos nunca llevo flores a esa tumba. No suponga que es descuido u olvido.

Yo no me olvido. Pero la tumba es para los muertos y usted en mí me vive, papá.

17 comentarios:

  1. Hola Eva,
    Son varios los años y no cesan las sorpresas. O mas que cesar, no se callan. Claro porque callarse es como mirar al cielo y que nadie responda, o mas bien, inundarse de soles sin una sola sombra para hablar de lo que hay que. Porque hablar no es dejar palabras en una pizarra ni ponerlas en una boca o ni siquiera hablar es lo que yo hago cuando la olivetti me deja (o era una Remington). Hablar es lo que usted hace, porque todo escritor tiene a sus fantasmas y todo silencio les deja la boca pálida para que nos digan al menos por un rato, a donde hemos venido. Porque no se fueron ellos sino que somos nosotros los que vamos al otros de los sitios donde las palabras son tierra de algunos. Somos nosotros los que de la mano de algunas palabras, viajamos. Este es un texto duro. La ternura deja una foto en blanco para una mano tiesa, no te arrepientas de la mano, porque con ella se va el tiempo.
    Un abrazo
    Arrabal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro abrazo.
      Hoy te lo dije, qué lindo que seamos amigos.

      Eliminar
  2. Cuanto talento. Cuanto sentimiento Sil.
    La magia de un final, que en 4 letras, da un sentido y profundidad inmenso al texto entero.
    Genialidad pura!
    Tu fan #Chivache

    ResponderEliminar
  3. Sincronizamos un segundo antes, nos encontramos vos extraña y yo rompiendo herencias.
    Tengo el beneficio de no saberte extraña, de que seas el sol que se mezcla entre las paredes de mi casa en esos días de silencio.
    Yo tampoco olvido,Sil. Por eso este comentario.
    Te quiero.
    Emme.

    ResponderEliminar
  4. Perdí a mi papá hace 20 años. No pasa un sólo día sin llorar su pérdida. Y cada vez lo necesito mas. Te entiendo como pocos.

    Te quiero

    Doc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo lo sufrimos este juntos.
      Te quiero J.
      Besote.

      Eliminar
  5. Me gustó mucho, y me conmovió.

    ResponderEliminar
  6. Estoy emocionada.Cada letra tocó mis fibrs.Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Qué bueno que para empezar mi día se me ocurrió pasar a leerte.
    El desenlace resignifica los sentidos y de pronto sobreviene la identificación con muchas palabras.
    Qué bueno que tampoco me sos extraña.
    Abrazo y un te quiero de esos que reconfortan.

    ResponderEliminar
  8. Hermoso. Lo vuelvo a leer una y otra vez y siempre me emociona. Un abrazo, con profunda admiración.

    ResponderEliminar