jueves, febrero 03, 2011

Así de personal

10, cientos de padres suyos y tres Evas Marias, sigo penitenciando y no te dejo de querer. Ud no fue un gran héroe debo reconocerlo, pero me salvó la pantalla con su sonrisa de plástico por todo el mes de Enero y contando.
Si yo siento que no me querés, si yo sé que no te importo, porque me hipnotizo a tus letras azules? porqué me propongo noche tras noche a ser la víctima sonriente que lame los barrotes de tu prisión, entre necia y cegada, entre cielo y tierra, entre millones de partículas que quedan suspendidas en el efecto dominó que me causás, cuando con esa sonrisa de condenado a la silla eléctrica me vaciás la tripas, me encantás las serpientes y todos los roedores de mi reino absolutista se van tras tu tierna música-mentira, adivinando todos mis ases bajo la manga, escupiendo mis dados, poniendo de manifiesto, la piel mia soñada atada a la tuya, y mi juego, según yo efectivo y estratégico. Me hacés decir con todas las letras en fuente transparente y sencilla, que al final de mi precaria resistencia, te espero para jugar cielo-tierra con vos, yo quedarme con tus caricias de ombligo por lo que dura la eternidad de un año, e intentar en puntitas de pie y besos en la nariz, darte una vuelta completo.
Vos sos un tipo incómodo para llevarte todo el dia bordado en las ganas, te incomodo yo esta vez con mi versión de mi "sólo para la billetera del caballero", y te pregunto, y no me contestes ya sé la respuesta, vos tenés idea de si algún dia me vas a querer como si me quisieras?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario