lunes, noviembre 23, 2009

Ikke en stein sangen er en sang av kjærlighet for deg kattunge

Se van poniendo todos los ocasos a nuestros pies, y aún te amo.
Se escriben millones de cartas sin remitente quien las reclame, y aún te amo.
Pasa el tiempo y este letargo de ser mujer sin tus brazos quema, y aún te amo.
Y mis manos sangran elegías de sueños destinados a morir inmensamente pequeños, y aún te amo.
El calor de mi sangre que se vierte en la nada de mi corazón huérfano de tu sombra, y aún te amo.
Y los ritos, y las noches, y los gritos, y el descanso en una cajita de recuerdos...
Y la aurora, y el desgano, y mi cuerpo, y mi llanto, mi neurosis, mis cruces, mi miedo, mis sueños, mi sexo, mi angustia, mi sexto jodido sentido, todos, todos te extrañamos.
Mujer a veces de extraños laberintos, a veces mas corriente y vulgar que cualquier otra, busca en las huellas de tu identidad su remanso.
No te tardes, por favor, no te tardes que toda la ímproba eternidad se muerde los labios de envidia, cuando me coronas con tu vientre, cuando me inundas mi cuenco de meretriz y esclava, y me inmaculas de sur a norte, los mapas y senderos de mi cuerpo.

2 comentarios:

  1. entréeeeeee, hace tiempo que intentaba y no me dejaba.....

    Es muy raro estar aca, es como un lugar de meditación..., apartado del mundo...

    que bien que me siento acá!!!!!

    ResponderEliminar