sábado, mayo 19, 2012

Desafinada

Ella te acompaña, yo le rezo a tu ausencia.
Ella puede entenderte, yo desgasto estrategias.
Ella tiene tu olor, yo presiento tu esencia.
Ella vibra con vos, yo me quedo temblando.
Ella duerme a tu lado, yo me abrazo a mis miedos.
Ella siente tus dedos, yo los vivo soñando.


Pero un día cualquiera (desconozco la casualidad o el motivo):

        Me dirás compañera.
          Y seré tus extremos y serán dos latidos.
              El color de tu sueño,
                  el después de tu basta,
                      el final del camino.


           Vos me vas a dormir canciones al oído.
               Y tendrás dos amores con el corazón cerca de tus manos.
                  Tu guitarra y yo.





Estás conmigo, estamos cantando a la sombra de nuestra parra, una canción que dice que uno sólo conserva lo que no amarra, y sin tenerte te tengo a vos... (Jorge Drexler)

6 comentarios:

  1. Despues de buscar afanosamente el blog, finalmente encontre al blog y al post! Wii!
    No se que decir, me mato el post eh? Que genialidad, que genia.
    Abrazo y cancion.

    ResponderEliminar
  2. Hola Eva,
    Letra y música, voz y cuerdas vocales consonantes, de las que no yerran ¿Qué más duradero que ese "después del basta"? Cualquier clavijero es un misterio cuando afinamos las puntas del lápiz para escribirle partituras a alguien, sin antes hacer de las cuerdas una tripa y afilar los sentidos y saber que no hay canción que cante lo que no se dice, ni melodía que haga sonar lo que no se escucha.
    Lo que he leído guarda el misterio de cómo afinar el lápiz, para escuchar mañana la música que todavía no desafina, porque aún no existe. Esa música, compañera, es cualquier silencio, cualquier espera o cualquier casualidad.
    Me quedo pensando, si, tarde o temprano, uno no será una guitarra vieja en el ropero, al lado de los discos que de rayados, ya nadie escucha.
    Gracias por escribir lo que escribis y gracias por el lápiz finísimo, que marca pero no hiere.
    Salú
    Arrabal.

    ResponderEliminar
  3. Ayyy cómo me gustó sonsa!, réquete mucho. Ese "el después de tu basta" simplemente me encantó. Me gustó todo, claro, pero esa pequeña frase me pegó justo ahí, donde parece que escribieras con mis manos a veces... o adivinaras lo que siento.
    Te adoro las letras, y te adoro a vos.

    ResponderEliminar
  4. Fluye como una plegaria, como un rezo, como fluyen los deseos. Como las realidades que no se resignan y esperan su momento. Y van juntando fuerzas.
    Qué lindo que es leerte.
    <3

    ResponderEliminar
  5. Cada día me sorprendés más. Sos la mezcla exacta de todo lo que me gusta leer. Te quiero mucho.

    ResponderEliminar