martes, agosto 02, 2005

LA GATA INFIEL ( o delirios de Dra. Dolittle )

Hoy mientras caminaba encontré una gata, me miraba de soslayo, temerosa ante mi mirada abierta, de primera vista se me hizo curiosa, no era de raza, pero tenía algo llamativo : una mirada triste y expresiva.
Le acaricié el lomo, muchas veces he creído que esto es una manera eficaz de acercamiento, en este caso funcionó y nos sentamos en la orilla de la entrada de mi casa a conversar un poco.
Le pregunté si era mi imaginaciión o estaba triste, me miró pensativamente y asintió.
Le sugerí si no le parecía y no se le hacía una indiscreción de mi parte que me que contara su historia tal vez la podría aconsejar.
Me dijo que lo intentaría y empezó a relatarme la siguiente historia :

Yo era una gata normal, caminaba por los tejados, y cuando estaba en celo, me alejaba del hogar para maullarle a los gatos y moverle la cola, siempre fui muy selectiva para escoger pareja, me gustaban los machos que gritaban muy fuerte y me arañaban mucho.
Volvía a casa a comer, disfrutaba de las caricias de los amos, ronroneaba y de vez en cuando hasta jugaba con ovillos de lana...
Ciclos y ciclos que se repetían...
Pero un día y no creas que no me averguenza contarlo, algo inverosímil, pasó en mi vida.
Conocí un perro, iba yo caminando por la calle, mostrando mi orgullo de gata bien cuidada y apareció, nos miramos desafiantes, intuía que si no corría me iba a despedazar, era inmenso, pero no pude escapar, me quedé ahí parada, él también, midiéndonos, y mi corazón empezó a latir frenéticamente, cualquier veterinario se lo hubiera atribuído al desdichado encuentro, pero no, había algo en él que me atraía y él no me atacó, y esa noche raro en mí, di vueltas y mas vueltas en mi canasta sin poder dormir, no sirvió ni la caricia del amor, ni el platito de leche tibia.
Pasaron los días y mi estado no mejoraba, es más algo se empezo a hacer grande en mi, y decidí de una vez por todas dejar de ser gata cobarde y enfrentarloy salí a la calle, encontré mi perro y le dije :

- Tu, grandote, creo que me gustas...
- Tu también me gustas pequeña, pero lo nuestro no puede ser
- Porqué lo nuestro no puede ser?
- Incompatibilidad de caracteres, princesa, cuando a la noche salgas a maullarle a la luna, moriré de celos, al fin que todas las gatas son infieles, y algún día te aburrirás de mi obstinada lealtad. Está dicho no puede ser.

No pude decirle nada, me acarició torpemente con su pata y se fue.
Me quedé con el amor atorado en el cogote, le quise gritar y prometer olvidar mi manía de acariciarme y enredarme en cualquier pantalón, no volver a surcar la noche con esperanzas de amores efímeros, sacrificar mi felina alevosía y ventajismo, castrarme de ojos y oídos , ignorar mi naturaleza traicionera, solo por él....pero no pude, solo levanté mi dolorida animalidad del piso y esa noche salí a gritarle a la luna más fuerte que de costumbre, que no quería mis uñas, mis bigotes, ni mi equilibrio, ni mi 5ta pata, ni mis putas 7 vidas, que le dijera que le quería, que le dijera que era posible...
Y la luna fría e inmutable, cansada del llanto de los amantes desencantados se quedó callada.


-

37 comentarios:

  1. In Egypt's capital, the feeling on the street is that everyone is suspected of something.
    "I'm not kidding you. We didn't manage to get a permit for the anti-terror demonstration because our contact person in Cairo, the commander of the Zamalek police, turned off his cellular telephone while he was ...
    Visit My Blog! Online Degree

    ResponderEliminar
  2. La Gata Bajo La Lluvia

    amor! tranquilo no te voy a molestar.
    mi suerte estaba echada, ya lo se.
    y se que ay un torrente dando vueltas por tu mente.
    amor! lo nuestro solo fue casualidad,
    la misma hora el mismo boulevard.
    no temas no ay cuidado.
    no te culpo del pasado.

    ya lo vez la vida es asi;
    tu te vas y yo me quedo auqi.
    llovera y ya no sere tuya.
    sere la gata bajo la lluvia
    y maullare por ti.

    amor! lo se! no digas nada de verdad.
    si ves alguna lagrima perdon.
    ya se que no has querido aser llorar un gato herido.
    amor! si alguna ves nos vemos por ahi,
    invitame a un cafe y hasme la amor.
    y si ya no vuelvo a verte, ojala que tengas suerte.

    ya lo vez la vida es asi;
    tu te vas y yo me quedo auqi.
    llovera y ya no sere tuya.
    sere la gata bajo la lluvia
    ya lo vez la vida es asi;
    tu te vas y yo me quedo auqi.
    llovera y ya no sere tuya.
    sere la gata bajo la lluvia
    y maullare por ti.


    Suerte en las aventuras del corazon y los sueños de locura, pequeña gran boluda.

    ResponderEliminar
  3. Gatos. Nunca me gustaron y sin embargo dicen que soy un gato gordo jeje.
    Era justo para el perro rechazar un intento de acercarse a la gata? no tenemos todos derecho a equivocarnos? aunque bueno... justo en estos dias pensaba en lo feo que es tener una relacion que tiene fecha de vencimiento en la envoltura.
    Ni modo no? mejor comerla antes que se malogre.

    que bueno tenerte de vuelta :D

    ResponderEliminar
  4. Hey...buen blog.......me llegó..jaja.....ya ves q ultimamente ando medio sentimental..jajaja.....y la gata no piensa hacer nada mas para demostrarle al perro que lo ama????

    ResponderEliminar
  5. Como bien se sabe, la luna es una cínica solterona que goza con el padecimiento de los amantes desencantados... pero, ¿a quién más irle a llorar?

    ResponderEliminar
  6. ole!...muy buena historia parecida a la realidad existe cada gato! jaja...no se que decir...yo tambien le he llorado a la luna...pero hoy mi corazon esta feliz!...esta brillandoy claro que cuando puedo tambien comparto mi felicidad con la luna!....Saludos LaU

    ResponderEliminar
  7. Me encanta, aunque creo que le sobra la primera parte. Es redondo desde "yo era una gata normal.."
    en fin, en cualquier caso, sombreros fuera: una maravilla.

    ResponderEliminar
  8. Los amores imposibles siempre son los que más duelen amiga mía, y por desgracia los más difíciles de olvidar...

    Te dejo un abrazo muy, muy fuerte.

    ResponderEliminar
  9. resulta q yo no creia en imposibles, hasta q me tocó. entonces, como no me podía acostumbrar a tremenda fatalidad, empese a nombrarlo de otra forma: improvable. q es decir lo mismo pero más digerible. ...
    La adoro, señorita!!!
    millones de besos!

    ResponderEliminar
  10. resulta q yo no creia en imposibles, hasta q me tocó. entonces, como no me podía acostumbrar a tremenda fatalidad, empese a nombrarlo de otra forma: improvable. q es decir lo mismo pero más digerible. ...
    La adoro, señorita!!!
    millones de besos!

    ResponderEliminar
  11. Cuando no lo intentamos, siempre nos quedará la incertidumbre sobre si habría podido ser o no una hermosa historia de amor...

    Genial escrito!!!!

    Besos,

    Ely.-

    ResponderEliminar
  12. Oh. Qué bella y lapidaria expresión del sufrimiento humano imposible de escamotear, qué triste manera de sufrir para evitar sufrir, ¿acaso todos aman o amamos alguna vez? No todos.

    Besos, cebolla y pan bastarían, pero no quedan plazas para dos intrusos en el paraíso. ¿O sí?

    ResponderEliminar
  13. A veces deseamos alcanzar lo imposible, no siempre lo logramos pero aprendemos una lección que nos servirá en días posteriores.

    Siempre es bueno saber cuando debes retirarte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Hola, la verdad es que creo que anda rondando por aca... un beso y la verdad es que los te quiero no tienen doble mensaje... cuidate...

    ResponderEliminar
  15. Que bonita pero triste historia, bueno no sabia que las gatas eran infieles, pues en verdad que no, pero dice cosas que la vida es injusta con algunos no solo con los animales si no con nosotros mismos luchamos por un amor que aveces ni cuenta se da que lo quieres y se aleja.

    ResponderEliminar
  16. hola, soy nuevo en esto de los blogs, llegue al tuyo por accidente y me parecio mui bueno, espero no te moleste que te visite. besos

    ResponderEliminar
  17. Exacto, esa es la naturaleza de los gatos...

    Besos lunáticos.

    ResponderEliminar
  18. Eh, chica, no te lo tomes a mal...pero no me creo la historia de la gata.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. A un perro como yo las gatas no le van mucho. Sin embargo, ese "castrarme de ojos y de oídos" y saber que le que le quedan otras malditas 6 vidas para olvidarlo, enterneció mis colmillos amenazantes e hice el muertito (pero de amor). ¡Guau!

    ResponderEliminar
  20. Excelente texto, por eso eres tu mi amiga... la disfrutable.

    ResponderEliminar
  21. Gracias por el rato que he pasado leyendo...

    ResponderEliminar
  22. Los sentires de la Luna a veces se hacen maullidos...no te apures

    ResponderEliminar
  23. Tus pasos en el espejo de la luna dejan huellas azules

    ResponderEliminar
  24. yo tampoco quiero siete putas vidas, si no tengo un perro a mi lado,,,

    qeu chido tu post!!!

    siempre me sorprendes ;)

    ResponderEliminar
  25. la luna escucha, pero no habla porque sabe que al fin y al cabo es lo mejor y lo unico que puede hacer

    ResponderEliminar
  26. Sólo quería avisarte con emoción que regresé! Luego te visito con calma.

    Muchísimos besos mi queridísima.

    ResponderEliminar
  27. Vacaciones de mí mismo...¡ójala pudiera! ¿pero cómo hacerlo si me llega tu saludo y tus besos no puedo dejar de meter en mi maleta?
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Lo que algunos llaman imposible es sólo algo que no han visto...

    Y no por eso deja de ser posible que suceda. Que el perro sea valiente y la gata aventada, al amor nadie le dice que no...

    Me gustó, qué buena historia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. El problema está en la estúpida necesidad de dividir al mundo por especies.

    ResponderEliminar
  30. imposibles, especies, 7 vidas o la luna...todas son excusas a la falta de ganas.
    donde andas media veronica?

    ResponderEliminar
  31. Luego la gata subió bien alto, a la punta del campanario más gigante de la ciudad. Y saltó al vacío.
    Luego otra vez.
    Y otra.
    Así hasta llegar a la seis, porque antes de la séptima decidió que morir no valía la pena y que prefería su naturaleza flotante antes que un ancla que la adhiriera a tierra firme.

    Desconocía este lugar. Volveré.

    ResponderEliminar
  32. Es preciosa, me ha encantado la historia.

    ResponderEliminar