miércoles, junio 22, 2005

Tu H

Llámame única, criatura salvaje, reina sin tierra.
Llámame tuya, con resabio a desgano.
Llámame esclava, cautiva silenciosa de tu esencia dormida.
Llámame música, balada de una imperante voz interior.
Llámame eterna, luz olvidada, desierto silente.
Llámame princesa, de tu cuento sin leyes.
Llámame libertad, cadena de horas y segundos.
Llámame amiga, del misterio de sal de tu epidermis.
Llámame mañana, vertiente sin tiempo, claridad dolosa.
Llámame camino, senda sinuosa, alerta y peligro.
Llámame cobarde, heroína sangrante de batalles sin alma.
Llámame perdida, en la entraña de tu olvido, del color de tu voz.
Llámame milagro, humedad y gemidos.
Llámame noche, atardecer salvaje en los ojos sin luna.
Llámame despedida, bésame y empieza a olvidar…

7 comentarios:

  1. ves? estas son las cosas que hacen un lío a los tíos, que como al final no saben cómo llamar, no llaman.

    bromas aparte, me gusta mucho

    ResponderEliminar
  2. Porque esa necesidad de ser llamado? de verdad que no lo entendemos pero siempre nos hace falta! me gusto mucho como lo espresaste!!! saludos.

    ResponderEliminar
  3. Cosas como estas me dejan sin palabras. Adoro como escribes ;)

    ¿No es hermoso ser tantas cosas...?



    Espero tu correo :)

    ResponderEliminar
  4. Manuel H : pues ni tanto, yo no especifico cómo, pero si le estoy pidiendo abiertamente que me nombre...Gracias :)

    Nerea : asi es..:) Besos!

    Orlando : algún nombre debemos tener para esa cuestioncita-orgullo de ser un poco únicos, gracias y saludos.

    Kam : depende.Saludos.

    Isthar : mil gracias, es hermoso pero confunde...más cuando quieres ser una sola.

    A13 : Vecino es buen nombre para llamarlo. Saludos.

    ResponderEliminar